header image

Emanuela Gornati

Read the blog

LA HERENCIA BACTERIANA

septiembre 8th, 2018 Posted by Consejos de alimentación saludable, Metabolismo Optimo No Comment yet

       LA HERENCIA BACTERIANA

 

Últimamente viene oyéndose hablar con relativa frecuencia de los trasplantes fecales o de heces. 

Sí, ya sé que esto suena un poco asqueroso y que todos nos preguntamos, inmediatamente cómo se lleva a cabo y por qué querría alguien hacerse un trasplante de heces.

Como la mayoría de nosotros ya sabemos el cuerpo humano está lleno de bacterias (además de virus y hongos) que pueblan nuestra piel, nuestra boca, nuestro aparato respiratorio y nuestro intestino (especialmente el colon). 

Cuanto más se estudia el bioma (este conjunto de microorganismos que viven en nosotros) más se descubre la importancia que tiene, cómo nos permite digerir los alimentos y absorber los nutrientes (el 90% de ellos), cómo entrena nuestro sistema inmunológico (el 70% del mismo se encuentra a lo largo del aparato digestivo), cómo produce y estimula la producción de neurotransmisores (las proteínas responsables de la comunicación intercelular e intracelular de todo el cuerpo), cómo afecta a nuestro estado de ánimo, influye en nuestra personalidad, nuestra inteligencia, y sobre todo la expresión de nuestro propio código genético (si desarrollaremos cáncer, obesidad, Parkinson, demencia, diabetes tipo II, enfermedades autoinmunes de todo tipo y un largo etcétera).

Cuando estas bacterias (microbiota) están en desequilibrio (disbiosis) o no tenemos suficiente diversidad de las mismas, tendemos a desarrollar todo tipo de enfermedades.

En algunos casos pueden llegar a ser graves, tales como enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, síndrome de colon irritable, sobre crecimiento bacteriano, candidiasis, etc. 

Y es que para evitar todas estas enfermedades y las que se derivan de ellas, como las autoinmunes, es importante tener una flora intestinal equilibrada y diversa.

Ahora ya sabemos que para estar sanos y que nuestro sistema inmunológico no esté deprimido o sobre alterado necesitamos una biodiversidad de al menos 1000 familias (o especies) distintas de bacterias en nuestro intestino grueso que estén en equilibrio entre ellas y que puedan tener una buena comunicación electroquímica.

¿De qué depende la biodiversidad de nuestra flora intestinal?

 

En primer lugar depende de la herencia bacteriana que hemos recibido de nuestra madre, fundamentalmente. 

En el momento del parto algunas de las bacterias del intestino de la madre viajan al conducto vaginal y el bebé se impregna de ellas (piel, boca, mucosas respiratorias) si el parto no es por cesárea. 

En un parto natural es normal que también recoja bacterias de las heces de la madre que saldrán con el esfuerzo del parto.

Después cuando el bebé entra en contacto con la piel de la madre al darle el pecho, recogerá la “huella” bacteriana de la madre que tiene en su piel. 

Aquí también puede recoger la “huella” bacteriana del padre si entra en contacto su piel.

Durante la lactancia el bebé seguirá recogiendo bacterias que le irá donando la madre hasta cumplir más o menos los dos años (que su propio bioma estará completo para el resto de su vida).

En segundo lugar dependerá de que el niño esté expuesto a la mayor diversidad de ecosistemas naturales (no esterilizados) durante los primeros años de su vida. 

Que esté en contacto con la tierra y se ensucie es clave. 

Que esté en contacto con animales y entornos donde los animales están en su estado salvaje (el campo) es también clave, ya que la cantidad de bacterias y esporas en el aire en estos entornos es aproximadamente 100 veces mayor que en los entornos de ciudad y las casas.

En tercer lugar dependerá de las personas a las que esté expuesto el niño y lo sanas que sean estas personas, entendiendo por sanas la biodiversidad de sus biomas. 

Con cuantas más personas interactúe mejor.

En cuarto lugar dependerá de la alimentación que haga el niño una vez deje de tomar el pecho. 

Si la alimentación es rica, diversa, ecológica, de temporada y a base de verduras y algo de fruta (fundamentalmente) su bioma será más rico y diverso. 

Ni que decir tiene que las dietas a las que están acostumbrados nuestros jóvenes deterioran tanto la diversidad como el equilibrio de su flora intestinal, alimentos procesados con todo tipo de productos químicos.

En quinto lugar dependerá de las agresiones que sufra su flora intestinal a lo largo de sus primeros años de vida. 

Las agresiones más frecuentes y que más deterioran incluso eliminan familias enteras de bacterias que son necesarias son los medicamentos tales como los antibióticos, los corticoides, los antiácidos, etc.

Cuando pensamos que nuestros cuerpos son recipientes de microorganismos, que solo en bacterias tenemos unas 10 por cada célula de nuestros cuerpo y que controlan la mayoría de nuestros procesos y el equilibrio de todos los sistemas de nuestro cuerpo, podemos darnos cuenta de la importancia de tener un bioma sano para no acabar desarrollando todo tipo de enfermedades crónicas. 

Tanto es así que si hablamos en términos genéticos, el 98% de la información genética que albergamos no nos pertenece, en realidad es parte del genoma de nuestras bacterias y de las mitocondrias dentro de nuestras células. 

Las mitocondrias son bacterias que viven dentro de cada célula, entre 500 y 2000 por célula y que tienen su propio código genético heredado de la madre (del óvulo de ésta).

Entonces, ¿qué ocurre cuando hacemos un trasplante de heces? 

 

La primera vez que me vi expuesto a este concepto tenía yo 10 años y fue en un internado, en Aranjuez, donde pasé siete años de mi infancia y adolescencia. 

Allí, en la finca, tenían una perra, “Pisi” que tenía la asquerosa manía de comerse las heces de otros perros. 

Lo que esta perra hacía era fortalecer su sistema inmunológico, solo lo hacía cuando tenía problemas gástricos, diarrea, etc. 

Cosas de la naturaleza, que es infinitamente más sabia que nosotros.

En el trasplante de heces lo que se procura es repoblar el colon con familias de bacterias comensales que puede que no hayamos heredado (si nacimos con parto por cesárea, tuvimos lactancia por biberón, y crecimos en entornos excesivamente limpios, etc.) y de esta manera adquirir de forma rápida el bioma de otra persona más sana que nosotros. 

Esto se puede hacer a través de una sonda nasogástrica, de enemas, de colonoscopia o tomando cápsulas de materia fecal (todos los métodos con sus ventajas e inconvenientes).

¿Deberíamos hacer como Pisi y mejorar nuestro bioma con estos probióticos tan poco apetecibles?

 

Me viene a la mente el desafortunado comentario de Mariló Montero en el programa de la mañana de televisión española del 23 de octubre de 2012, cuando dijo que “no está científicamente comprobado que el alma no se transmita en los trasplantes de órganos”.

Se ha comprobado que el trasplante de heces es muy eficaz a la hora de revertir algunas de las enfermedades que enumerábamos al comienzo del artículo pero también hay que listar los posibles efectos secundarios, que cuando menos son curiosos. 

Y es que en algunos casos de trasplante fecal se ha constatado, que la persona que lo recibe pasa de ser muy delgada a ganar peso rápidamente hasta la obesidad, aun conservando exactamente los mismos hábitos alimenticios que tenía antes del trasplante. 

O que la persona que antes era muy alegre tiende a tener depresiones o cambios de humor que no entiende. 

O bien que ahora sus movimientos al caminar y sus posturas en reposo han cambiado completamente. 

O bien que su coeficiente intelectual ha variado hacia arriba o hacia abajo.

Y es que en un trasplante de heces estamos cambiando más del 50% de nuestro código genético, que ya no será el nuestro, ni el que heredamos de nuestra madre, sino el de la persona que nos lo ha donado. 

Es como ir a la tómbola del pueblo a ver qué nos toca.

 

¿Qué otras alternativas tenemos?

 

Pues como ya hemos mencionado podemos cambiar algunos hábitos que por un lado aumenten la biodiversidad de nuestra microbiota y por otro lado la equilibren, tales como:

  1. Eliminar alimentos precocinados con aditivos químicos.
  2. Pasarnos a una alimentación rica en verduras y fruta de temporada, a ser posible ecológica y local. Al cambiar la alimentación nuestro bioma cambiará por completo y se diversificará en el trascurso de un año.
  3. Exponernos a distintos ecosistemas naturales (campo, playa, granjas, etc.) donde respiremos diversidad de bacterias y esporas que nos ayudarán a repoblar el colon.
  4. Exponernos a personas sanas, cuantas más mejor, y tener contacto físico. Si no tenemos muchas relaciones y estamos aislados, nuestro bioma se irá deteriorando.
  5. Tener una mascota como un perro al que saquemos al parque o al campo a diario. La mascota aumentará la biodiversidad de nuestro bioma en un 30% al menos.
  6. Tomar probióticos en forma de esporas (que no mueren con los ácidos estomacales) que cumplen dos funciones. Por una lado producen antibióticos naturales que controlan la población de las bacterias que pueden convertirse en patógenos, como el ecoli o la clostridium difficile. Por otro lado producen prebióticos que se convierten en alimento para las familias de bacterias comensales, que ya tenemos pero que tienen una población escasa.
  7. Eliminar de nuestra vida todos aquellos productos químicos que puedan dañar nuestra microbiota, tales como los medicamentos, los pesticidas, la contaminación, los aditivos de los productos de limpieza y de aseo personal, los plásticos, etc.

Es verdad que este proceso es más lento pero cambiará algunos de nuestros hábitos para mejor y seguiremos siendo nosotros mismos. 

El trasplante de heces siempre debería ser el último recurso.

Juan Zaragoza

LA SALUD MENTAL EMPIEZA EN EL INTESTINO

junio 19th, 2018 Posted by Sin categoría No Comment yet

LA SALUD MENTAL EMPIEZA EN EL INTESTINO

 

por Juan Zaragoza

 

“La salud mental empieza en el intestino”

En mi primer viaje a la República del Congo me pasó una anécdota curiosa, me vacuné de todas las enfermedades tropicales habidas y por haber y cuando ya estaba allí, me acabó pasando lo que ni en mis peores pesadillas me había ocurrido, pillé una infección intestinal que, a parte de producirme una fiebre tremenda, diarrea, y vómitos, me hacía llorar de dolor por unos retortijones que no se los deseo ni a mi peor enemigo. 

Como llevaba tres días en cama y no se me pasaba, en mi desesperación, eché mano del kit de medicamentos de emergencia para ver qué había traído (por recomendación del centro de vacunas) y encontré una caja de antibióticos. 

Como yo no soy de medicarme, me puse en contacto con una amiga que es médico y ésta me recomendó que me lo tomase sin demora. 

Pero antes de tomármelo se me ocurrió leer el prospecto para ver los posibles efectos adversos del mismo y para mi sorpresa, me encuentro que uno de los efectos documentados era la tendencia suicida. 

Después de leer esto pensé que no merecía la pena correr ese riesgo y no me lo tomé (dos días después, mi infección del diablo empezó a remitir).

En estas últimas semanas la prensa nos ha sacudido con multitud de casos de personas aparentemente sanas y con “todo a su favor” en la vida, que han decidido quitarse la vida.

Aparentemente, lo que todos ellos tenían en común es que hacía tiempo que padecían depresión, que en muchos casos se había originado por algún acontecimiento vital traumático. 

Casos como los del cantante de Linkin Park, Chester Bennington, el DJ Avicii, el chef Anthony Bourdain, la diseñadora Kate Spade. 

Pero el factor común del que la prensa no suele hablar es que todos ellos, hacía mucho tiempo que tomaban medicamentos antidepresivos.

Si investigamos en el prospecto de cualquiera de ellos (y digo cualquiera) veremos que uno de los efectos adversos es el aumento de los pensamientos y las tendencias suicidas.  De hecho, si miramos cualquier prospecto de antidepresivo (SSRI, SNRI, MAOI, atípicos, tricíclicos) todos incluyen la siguiente advertencia:

Llame a su médico de inmediato o vaya a la sala de emergencias si padece los siguientes síntomas.

  • Intento de suicidio.
  • Pensamientos sobre el suicidio o la muerte.
  • Pensamientos sobre lastimar a otros.
  • Actúa enojado, violento o agresivo.
  • Ataques repentinos de manía.
  • Ataques de pánico.
  • Insomnio (dificultad para dormir) severo o continuo.

Las estadísticas oficiales tampoco son muy esperanzadoras, en USA la depresión clínica afecta a 16 millones de estadounidenses, dato que ha aumentado en un 65% desde el 2002. 

Consulta aquí el estudio

Y junto con este aumento también podemos ver que los casos de suicidio han aumentado un 25% entre 1999 y 2016.

Aquí  puedes ver el estudio

En España el aumento de la depresión (que también crece) es del 15% entre el 2005 y el 2015 y los casos de suicidio han aumentado un 19% desde el 2007. 

La verdad es que asusta pensar que lo que debería ser la solución (la medicación) a una enfermedad que está en alza, pueda acabar convirtiéndose en uno de los factores que más contribuyen a un fatal desenlace de suicidio.

 

¿Por qué están aumentando de manera tal alarmante los casos de depresión en los países desarrollados? 

 

Obviamente la atribución es multifactorial, crisis, estrés, pérdida de valores, pérdida del tejido social y la red de apoyo, etc. 

Pero hay un factor que es clave por ser desencadenante y siempre aparecerá como una de las causas.  

Ese factor no es otro que la salud intestinal.

Mira este vídeo

En nuestro aparato digestivo (del esófago al ano) tenemos una red de más de 100 millones de neuronas, mayor que la cantidad que hay en la espina dorsal y el sistema nervioso periférico. 

 

Este “segundo cerebro” (sistema nervioso entérico) está en comunicación continua con el bioma (bacterias, virus y hongos) que tenemos a lo largo del aparato digestivo, y produce más de 30 neurotransmisores distintos además del 95% de la serotonina que podemos encontrar en el cuerpo. 

El segundo cerebro se comunica con el primer cerebro a través del nervio vago, pero la información viaja en una sola dirección, del segundo cerebro al primer cerebro. 

Por esto y porque las bacterias que tenemos en el aparato digestivo (10 bacterias por cada célula en nuestro cuerpo) continuamente se comunican con el segundo cerebro influyendo en la producción de neurotransmisores y de información que viaja a nuestro primer cerebro, nuestros estados de ánimo y posibles “desequilibrios” químicos en el cerebro, tienen su origen en el segundo cerebro, que es el aparato digestivo. 

Es por esto que si queremos abordar con éxito una depresión tenemos que abordar las causas en origen, y este origen siempre lo encontraremos en el propio aparato digestivo.

A modo de ejemplo, ya sabemos hoy en día que el consumo de alimentos ricos en uno de los ocho aminoácidos esenciales, el triptófano, que a su vez es precursor de la serotonina (neurotransmisor del bienestar) tiene un impacto enorme en la reducción de procesos inflamatorios intestinales. 

Esta reducción de la inflamación se debe a la producción de células inmunológicas tolerantes, que solo se da en la presencia de una familia de bacterias llamada Lactobacilus reuteri que al metabolizar el triptófano producen ácido láctico-indole-3. 

Es por esto que aquellas personas que no tengan esta familia de bacterias, o tengan una deficiencia en su población, desarrollarán procesos inflamatorios que a su vez tendrán repercusión en la salud mental, a causa del delicado equilibrio y las distintas vías de comunicación que hay entre el intestino y el cerebro.

¿Qué daña nuestra salud intestinal que finalmente acaba repercutiendo en nuestra salud mental?

 

Muchos estudios han demostrado el vínculo entre los procesos inflamatorios en el intestino y la depresión.

Aquí puedes consultar el estudio  

Es por esto que se hace imprescindible “reparar” el intestino y reducir los procesos inflamatorios. 

 

¿Qué alimentos son los más pro-inflamatorios?

 

  1. El gluten. No es necesario dar positivo en el test de celiaquía.  La mayoría de los test no son exhaustivos y dan falsos negativos, ya que no testarán las más de 30 variedades de gluten que podemos ingerir.  Aunque uno no tenga síntomas, las propiedades “pegajosas” del gluten, hacen que se formen aglomeraciones de partículas de comida que causan inflamación en sujetos sanos. Pincha aquí para ver el estudio
  2. Los lácteos. La caseína, que es la proteína de la leche puede ser causante de inflamación que a su vez está vinculada con enfermedades psiquiátricas que van de la esquizofrenia a la depresión.  Es verdad que no todo el mundo tiene intolerancias a la proteína de la leche pero sería bueno testar este alimento (con una dieta de eliminación), en caso de depresión, para ver el impacto que tiene.
  3. Transgénicos (GMO). Son organismos genéticamente modificados con el fin de “mejorar” la producción agrícola y hacerlos resistentes a pesticidas que matarán insectos, malas hierbas, hongos, etc. sin afectar al cultivo.  Como absorben los pesticidas y estos han sido diseñados para matar, el impacto que tienen dentro de nuestro cuerpo, con nuestra flora intestinal, es el mismo que tienen fuera, “matar la vida”.  Además la comida no es solo nutrientes, sino también información genética que hace que los genes de nuestro bioma se expresen de cierta forma y que a su vez influye en nuestra propia expresión genética.  El resultado es que si tenemos predisposición genética a desarrollar ciertas enfermedades (como la depresión) estos genes se “enciendan” desarrollando la enfermedad.
  4. Azúcares y edulcorantes artificiales. Ni que decir tiene que el azúcar y los hidratos de carbono que se convierten rápidamente en glucosa en la sangre son altamente adictivos.  Al margen de este “pequeño problema” los picos de glucemia en sangre hacen que nuestro páncreas realice un sobresfuerzo para bombear insulina y transportar ese exceso de energía a las células.  Como no consumimos toda esa energía (por falta de actividad física) las células acabarán acumulando el exceso en forma de grasa (depósitos de lípidos ectópicos) que producirán inflamación a nivel celular y harán que las células se vuelvan resistentes a la insulina.
  5. Aceites vegetales procesados. Prácticamente la totalidad de los alimentos procesados lo han sido con aceites vegetales que ya habían sufrido un proceso previo.  Todos estos procesos químicos y térmicos de calentamiento, oxidan (se vuelven rancios) los aceites y dañan nuestro endotelio (pared interna de los vasos sanguíneos) produciendo inflamación crónica, enfermedad cardiovascular y como no, depresión.

 

¿Y qué puedo comer que no contribuya a mis procesos inflamatorios?

 

Para empezar, deberíamos tener una dieta rica en grasas sanas (frutos secos crudos, semillas, aguacate, aceite de oliva virgen extra sin calentar, aceite de coco, aceite de sésamo, mantequilla o ghee, pescado azul), vitaminas y antioxidantes (que encontramos en abundancia en verduras, hortalizas, crucíferas y fruta), proteínas de alta calidad (tanto legumbres bien cocinadas como pescados, huevos y carnes de animales criados en libertad y alimentados con pastos) y especias antiinflamatorias como el jengibre, y la cúrcuma.

[1] https://www.cdc.gov/nchs/products/databriefs/db283.htm

[2] https://www.cdc.gov/vitalsigns/suicide/

[3] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27592562

[4] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1954879/

 

COMO PERDER PESO AHORA

junio 12th, 2018 Posted by Sin categoría No Comment yet

COMO PERDER PESO AHORA 

por Juan Zaragoza

 

El otro día, hablando con mi mujer, nos reíamos de un whatsapp que le habían enviado que rezaba:

 “No sé si guardar la ropa de invierno o dos animales de cada especie”. 

Y es que este año la primavera, que por fin hemos tenido, se ha alargado un poco y nos tiene a todos impacientes por que llegue el “buen tiempo”. 

Pero algunos estamos impacientes porque sabemos que cuando llegue el buen tiempo comenzaremos a quitarnos capas de ropa para descubrir con pavor que el otoño y el invierno no han pasado de balde y que hemos acumulado grasa, como cualquier otro mamífero, a la espera de sobrevivir cuando lleguen los momentos de escasez. 

El problema es que nunca llegan…o sí.

Si no hemos estado aislados del mundo en estos últimos tiempos, habremos observado que cuando llega la primavera nos bombardean con el último grito en dietas para perder peso y estar estupendos antes de ir a la playa. 

Siempre vemos esas maravillosas fotos del antes y el después de las dietas y los testimonios de esas personas que tenían sobrepeso u obesidad y que ahora tienen esos cuerpos envidiables. 

¿Qué problema hay con estas campañas marketinianas? 

 

Para empezar ponen el foco en el objetivo erróneo, el peso, en lugar de la salud.

Además mueven una industria inmensa de productos y programas milagro que, en el mejor de los casos, no funcionan (o lo hacen temporalmente) y en el peor de los casos hacen que nuestra salud empeore un poco más cada vez que participamos en alguno de esos programas. 

Por último hacen que se resienta la salud de nuestra economía familiar y que acabemos con una sensación de impotencia y fracaso cuando comprobamos que la pérdida de peso ha sido meramente temporal y que al año siguiente nuestro punto de partida, antes de comenzar la próxima dieta de moda, es peor que el anterior, ya que hemos seguido poniendo peso.

Entonces, ¿qué tengo que hacer para perder peso y estar más delgada? 

 

Para poder adelgazar lo primero que tengo que hacer es olvidarme de adelgazar o perder peso, pues éste no es un buen objetivo. 

Mira este video

Mi objetivo debe ser reducir mi porcentaje de grasa corporal al tiempo que mejoro mi forma física y mi sensibilidad a la insulina (la facilidad que tiene mi insulina de llevar la glucosa o hidratos de carbono a las células para que la utilicen como energía).

Pero antes de saber cómo vencer a nuestro “enemigo” necesitamos conocerlo para poder hacer buena aquella frase de Sun Tzu en El Arte de la Guerra,

“El supremo arte de la guerra es someter al enemigo sin luchar”. 

¿Cuál es nuestro enemigo? 

 

Algunos pensaremos que es la grasa, otros pensaremos que son los hidratos de carbono, otros que los michelines, otros que es el sobrepeso, los más “científicos” diremos que es la resistencia a la insulina y otros que quizá los malos hábitos alimenticios, el sedentarismo, incluso la falta de sueño. 

Pero el enemigo no es otro que nuestro propio cerebro.

Nuestro cuerpo funciona dentro de un equilibrio complejo de hormonas (más de 65) que regulan buena parte de los procesos corporales incluyendo los metabólicos. 

Dentro de nuestro cerebro tenemos una glándula hormonal, el hipotálamo, que regula tanto la temperatura corporal como la grasa que acumulamos en el tejido adiposo, con el que se comunica a través de distintas hormonas. 

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con los climatizadores automáticos tanto de los coches como de nuestros hogares, que sirven para regular la temperatura de manera automática. 

Nosotros tan solo tenemos que fijar la temperatura que queremos mantener en el recinto, pongamos 21 grados, y el sistema encenderá la calefacción cuando la temperatura ambiente baje de 21 grados, o conectará el aire acondicionado cuando la temperatura suba de 21 grados. 

Podemos decir que el termostato, que es lo único que controlamos nosotros al fijar la temperatura, defiende esa temperatura que le hemos fijado. 

Pues bien, nosotros tenemos un “termostato” para la grasa que acumula nuestro cuerpo, que se llama adipostato y que al igual que el termostato de casa, defiende una cantidad de grasa a guardar en nuestro tejido adiposo (nuestros michelines). 

De este modo, si mi adipostato está fijado en un 26% de grasa corporal y hago una dieta durante unos meses, mi adipostato defenderá a muerte ese 26% de grasa corporal, de tal modo que al reducir la cantidad de calorías que como durante estos dos meses de dieta, mi propio cuerpo ralentizará mi metabolismo basal (la energía que consumo mientras duermo) para que no perdamos esa grasa que tanto nos ha costado guardar. 

Si esto no es suficiente, el cuerpo, para defender ese 26% de grasa corporal será capaz incluso de destruir tejido muscular y masa ósea para convertirlos en glucosa a la espera de “tiempos más abundantes” o lo que es lo mismo a la espera de que terminemos de hacer dieta. 

Nosotros nos pesaremos y veremos que hemos perdido unos kilos, pero no de grasa, sino de masa muscular. 

Por lo que estaremos más delgados aunque nuestro aspecto no será saludable.

¿Qué es lo que hace que nuestro adipostato se regule al alza, o lo que es lo mismo, que cada año que pasa defienda un porcentaje mayor de grasa corporal? 

 

Bueno, tras muchos estudios, algunos de la década de los 60 del siglo pasado, se sabe que hay distintos mecanismos cerebrales que se activan y regulan el adipostato al alza cuando comemos comidas muy palatables (muy sabrosas y calóricamente densas) que son aquellas comidas que concentran gran cantidad de glucosa, grasa y proteínas refinadas, como podrían ser los helados, las pizzas, las hamburguesas, etc. 

También se regula el adipostato al alza cuando hacemos comidas muy variadas tipo buffet. 

Cuantos más platos distintos tengamos en la comida, más comeremos (piensa en la típica comida de nochebuena). 

También se regula al alza el adipostato cuando nos ponemos porciones de comida “generosas” en el plato. 

Está demostrado que comemos más cantidad cuanto más llenamos el plato. 

Y por último, también se regula el adipostato al alza cuanto más sedentarios son nuestros hábitos, a mayor número de horas sentados al día más elevado el porcentaje de grasa corporal que defenderemos.

 

¿Cuál es la forma más sencilla de someter al enemigo sin luchar (hacer dieta)?

 

 

  1. Reduce la palatabilidad de tus comidas. Reduce la concentración de calorías de diversas fuentes en las comidas.  Platos menos elaborados y, por desgracia, menos apetecibles tales como verduras, proteínas poco elaboradas, etc.
  2. Utiliza platos más pequeños y ponte porciones más pequeñas de comida en el plato. Al final tendrás sensación de saciedad antes y acabarás comiendo menos cantidad en cada comida.  La fibra soluble de las verduras hará que te sacies antes.
  3. Prepara platos únicos en las comidas. Es mejor comer plato único y repetir de este hasta que nos saciemos que tener aperitivo, primer plato, segundo plato y postre.  Si por ejemplo hacemos unas lentejas, éste será el plato único y si tenemos más hambre podemos repetir.  Está demostrado que nos saciaremos antes y comeremos menos.
  4. Come en una ventana de 8 horas. En lugar de hacer 5 comidas al día, haz solo dos, sin picar entre comidas y dentro de una ventana de 8 horas, lo que implica que no comerás nada en las 16 horas restantes.  Esto permite a tu cuerpo descansar de procesos digestivos y como bajará la insulina en sangre tu cuerpo empezará a quemar grasa durante la noche.
  5. Realiza ejercicio corto e intenso. En lugar de salir a correr al trote media hora es mejor hacer cuatro sprints de 100 metros (cuesta arriba) a la máxima velocidad que puedas correr.  Se ha demostrado que el adipostato se regula a la baja cuando hacemos Intervalos de Entrenamiento de Alta Intensidad.

Como vemos, la única manera de regular el adipostato de nuestro cerebro es dejar de luchar contra el “sobrepeso” y cambiar algunos de nuestros hábitos.  Así pues nuestro mejor objetivo no es perder peso sino regular a la baja el adipostato y reducir así el porcentaje de grasa corporal que defendemos de manera natural.

Juan Zaragoza

www.emanuelagornati.es

 

METABOLISMO OPTIMO

junio 6th, 2018 Posted by Coaching Nutricional, Consejos de alimentación saludable, Metabolismo Optimo No Comment yet

METABOLISMO OPTIMO

por Juan Zaragozá

 

“La grandeza no es una función de las circunstancias.  La grandeza, a la postre, es principalmente una cuestión de elección consciente y disciplina”

James C. Collins

 

Nos encontramos en la época del año en la que muchos de nosotros comenzamos a preocuparnos por nuestro aspecto físico

Comienza a hacer calor y al ir quitándonos capas de ropa nos damos cuenta que el invierno y la primavera no han pasado en balde y que hemos puesto peso distribuido en distintas zonas del cuerpo

Desde el marketing y la publicidad nos bombardean con distintas dietas que podemos realizar para quitarnos esos kilos de más y nos estresamos porque se acerca la hora de lucir el tipo en la piscina o en la playa y no nos sentimos preparados.

Este artículo no pretende ser una fuente de estrés más para nosotros, porque la pérdida de peso no siempre está relacionada con la salud, especialmente si al hacer la dieta de turno (generalmente hipocalórica) perdemos masa muscular y masa ósea y después al acabar la dieta recuperamos el peso en forma de grasa

Lo único que habremos conseguido es estar peor que al inicio, menos sanos.

Podemos conformarnos con lo “bueno” o perseguir “lo mejor” que no es otra cosa que conseguir un “metabolismo óptimo”. 

 

¿Qué es un metabolismo óptimo y cómo sé si lo he alcanzado? 

Para poder entenderlo, primero necesitamos entender cómo funciona nuestro cuerpo

Nuestro cuerpo está lleno de células que para funcionar necesitan la energía que les aportan las mitocóndrias celulares.  

Las mitocóndrias son pequeñas plantas de producción de energía (tenemos entre 500 y 2.000 por cada célula) que necesitan ser alimentadas con “combustible” para que produzcan ATP (Adenosintrifosfato) que es la unidad de energía que nuestras células utilizan para todos los procesos químicos, tanto anabólicos (síntesis de moléculas) como catabólicos (destrucción de moléculas). 

Pues bien, la velocidad a la que estas mitocondrias producen energía marca nuestro metabolismo. 

Pero además, el combustible que utilizan estas pequeñas plantas (mitocondrias) puede ser de tres tipos: glucosa, grasa o proteínas

De estos tres combustibles la grasa produce menos radicales libres (responsables del envejecimiento) que sería equivalente a decir que esta combustión es menos contaminante para las células.

¿Qué es por tanto un metabolismo óptimo? 

 

Sería aquel donde las células de nuestro cuerpo, todos los días, utilizan tanto la glucosa como la grasa como combustible, siendo este último el preferido o prioritario. 

Es lo que la mayoría de nosotros teníamos cuando éramos pequeños, que podíamos comer de todo sin engordar y que nunca estábamos escasos de energía y/o cansados. 

Aunque esto hoy en día, para las nuevas generaciones, ya no es la norma, dado que cada vez hay más niños con problemas metabólicos.

 

¿Por qué no he conservado ese metabolismo óptimo que

tenía de niño? 

La mayoría de nosotros hemos recibido una herencia genética de nuestros antepasados que premia la conservación de energía

Nuestros antepasados evolucionaron en un entorno hostil donde para sobrevivir tuvieron que adaptarse. 

Ellos no dispusieron de comida sin esfuerzo las 24 horas del día, los 365 días del año. 

Para poder comer tenían que salir en ayunas a cazar o recolectar y cuando conseguían la ansiada comida necesitaban reponer los depósitos de energía del cuerpo que habían desgastado. 

La manera en que reponían estos depósitos de energía era comiendo más allá del punto de saciedad (hartándose a comer) puesto que no sabían cuándo sería la siguiente comida.  

Por tanto desarrollaron dos herramientas de supervivencia, la Resistencia a la Insulina y el Hipotiroidismo.

La insulina es la hormona anabólica (construcción de tejido) más importante que tenemos en nuestro cuerpo, es la responsable de trasladar la glucosa al interior de las células para que sirva de combustible y también de estimular el crecimiento (división celular) de tejidos musculares. 

Pues bien, cuando comemos y en la comida hay hidratos de carbono (azúcares simples y/o polisacáridos) y proteínas, nuestro páncreas segrega insulina que permite que todas las células absorban esos combustibles y construyan tejido, muscular si hemos hecho ejercicio intenso, o grasa si no hemos hecho ejercicio anteriormente. 

Si comemos con frecuencia y en exceso, tenderemos a tener siempre niveles de insulina en sangre elevados con lo que nuestro cuerpo se irá inflamando y las células acabarán desarrollando resistencia a la insulina. 

Es algo parecido a cuando un padre tiene que repetir varias veces a su hijo que recoja los juguetes, llega un momento en que el hijo solo escucha cuando le gritan. 

De la misma manera las células saturadas de combustible inutilizan sus receptores de insulina para no ser “incordiadas” y el páncreas tienen que producir más insulina (gritar más alto) para ser escuchado.

Por otro lado el hipotiroidismo no es otra cosa que el cuerpo ralentizando su consumo de energía nocturno (que se conoce como metabolismo basal) o lo que es lo mismo las calorías que consumimos cuando estamos en reposo. 

La tiroides produce hormona tiroidea T4, fundamentalmente, que en las células se convierte en T3 para ser activa y que cada hora establece la velocidad a la que se produce o quema combustible en las mitocondrias

Cuando el cuerpo se ve amenazado (estrés, infecciones, falta de nutrientes, toxicidad, etc.) puede ralentizar el metabolismo basal para conservar energía y sobrevivir más tiempo bien desactivando la producción de hormona tiroidea en la tiroides, bien inutilizando la T3 en la propia célula.

Tanto la resistencia a la insulina como el hipotiroidismo permitieron a nuestros antepasados guardar energía en forma de grasa y conservar esa energía al quemar menos calorías reduciendo el metabolismo basal. 

Y como aquellos individuos que desarrollaron estos mecanismos y sobrevivieron más tiempo en un entorno hostil, pasaron sus genes al reproducirse, nosotros los hemos heredado.

¿Por qué es tan importante optimizar el metabolismo y recuperar la sensibilidad a la insulina? 

 

La razón no es estética, sino de salud.  

Cuando desarrollamos resistencia a la insulina y ésta se prolonga durante mucho tiempo acabamos desarrollando síndrome metabólico: hipertensión (porque se daña el endotelio, interior de nuestros vasos sanguíneos), hiperlipidemia (colesterol elevado al tiempo que aumentan los triglicéridos en sangre), reducción del “colesterol bueno” HDL que el hígado no puede producir por estar sobrecargado, glucosa en sangre elevada (que daña todos los tejidos por su efecto glicante o de caramelización) y todo esto contribuye a tener más riesgo cardiovascular además de acabar desarrollando diabetes tipo II, inflamación crónica, enfermedades neurodegenerativas, cáncer, etc.

 

Si ya hemos acumulado grasa (especialmente en la zona abdominal) debido a nuestra resistencia a la insulina,

¿cómo podemos revertir este proceso y recuperar nuestro metabolismo de cuando éramos niños?

  Aquí es donde entra el programa de “metabolismo óptimo” que ha sido diseñado para recuperar la sensibilidad a la insulina, previniendo el desarrollo de la mayoría de las enfermedades crónicas y recuperando un porcentaje de grasa corporal sano.

 

¿Qué pasos daremos dentro del programa de “metabolismo óptimo”?

 

  1. Diagnóstico Inicial. Realizaremos un análisis de sangre muy completo que nos indicará qué grado de resistencia a la insulina hemos desarrollado y si nuestra tiroides está funcionando a pleno rendimiento.  Tomaremos las medidas de grasa corporal y veremos a qué se debe su acumulación y que porcentaje de grasa corporal tenemos.  Y por último identificaremos cómo funciona nuestro sistema nervioso autónomo y si está equilibrado o no.
  2. Alimentación a medida. Estableceremos los hidratos de carbono, grasas y proteínas, que necesitamos comer en cada una de las comidas del día, tanto de origen animal como vegetal,  para reducir la resistencia a la insulina y equilibrar el sistema nervioso autónomo.  Esto lo haremos con la inestimable colaboración de Emanuela Gornati (nuestra experta en nutrición) que nos ayudará a ajustar y personalizar la alimentación en función de las necesidades de cada uno.
  3. Actividad física y ejercicio. Haremos un plan de ejercicio físico en función de la resistencia a la insulina de cada uno y de su estado de forma física inicial.
  4. Nutrición. Identificaremos las deficiencias nutricionales que pueda tener cada participante y las suplementaremos adecuadamente.
  5. Estrés, Descanso, Ayuno. Incorporaremos otros hábitos saludables que nos ayudarán en el camino en pos de obtener un “metabolismo óptimo”.
  6. Realizaremos un seguimiento por medio de análisis de sangre y la medida de la grasa corporal que nos permitan ver la evolución.

Cuando hayamos terminado todo el proceso, nuestro cuerpo quemará glucosa y grasa todos los días (ésta última especialmente durante la noche) y con ello lograremos tener más energía, prevenir todo tipo de enfermedades crónicas (o revertirlas si ya las tenemos), y por supuesto perder esa grasa que hemos ido acumulando a lo largo de los años y que tanto cuesta quitarse cada primavera.

¿Te apuntas? 

Juan Zaragozá

Emanuela Gornati

COMO HACER LECHE VEGETAL EN CASA Y AHORRAR

junio 20th, 2017 Posted by Cenas saludables, Coaching Nutricional, Cocina Saludable, Consejos de alimentación saludable No Comment yet

COMO HACER LECHE VEGETAL EN CASA Y AHORRAR

Hoy vamos a preparar juntas una leche vegetal.

Vamos a ver cómo puedes prepararla, viendo el vídeo de más arriba o bien siguiendo los pasos que te indico en esta descripción.

Verás que es muy fácil y rápido y podrás aprovechar todos los beneficios de este tipo de leche vegetales y estoy segura que además ahorrarás un poquito. 🙂

LAS LECHES VEGETALES

LECHE DE ALMENDRAS

Las leches vegetales son una buena alternativa, muy saludable, para todas aquellas personas que han elegido dejar la leche animal, los lácteos, bien por ética, por intolerancia o por salud.

Puedes hacerla de distintas maneras; puedes utilizar semillas, frutos secos o incluso soja.

Yo la que más utilizo, porque es la que más me gusta, es la que se realiza a partir de los frutos secos como por ejemplo las almendras.

Para hacer nuestra leche de almendras necesitamos una taza de almendra como medida. Una taza normal de desayuno te puede servir perfectamente.

Antes que nada, las almendras han debido estar previamente en remojo durante toda una noche o como mínimo durante 8 horas.

Al día siguiente cuando vayas a realizar tu leche vegetal, primero deberás escurrirlas y lavarlas un poquito.

El ponerlas en remojo, es muy importante porque será más fácil el proceso de triturado ya que de esta manera se hinchan de agua, y están más blandas. Además se van a desinhibir los anti nutrientes, que contiene., los cuales hacen la función de inhibidores enzimáticos para protegerlas.

En el siguiente paso, vamos a necesitar mezclar las almendras con agua para triturarlas, la cantidad que yo te recomiendo es 4 veces la cantidad que has utilizado de almendras.

Y si quieres, para endulzar yo te recomiendo unos dátiles o al final del proceso puedes utilizar agave, estevia o el endulzante que más te guste.

Yo voy a preparar mi leche de almendras con un extractor en frío como este Siquri de Essenzia Green, porque es una manera muy rápida y fácil de poder hacer tu leche.

Si no tienes un extractor, no te preocupes porque puedes utilizar una batidora corriente como la que puedes tener en casa, lo único que tendrás que hacer es poner en el vaso de la batidora las almendras y el agua, y triturarlo todo. Después solo deberás filtrarlo con una tela.

¿COMO HACER LA LECHE DE ALMENDRAS?

leche vegetal

Verás que sencillo es. En primer lugar ves introduciendo poco las almendras y el agua, para que el molinillo helicoidal del extractor, vaya aplastando y triturando la almendra en remojo, como verás en el vídeo.

Reparte tres tazas de agua con toda la cantidad de almendra que tienes.

Cuando te quede la última taza de agua, la vuelves a mezclar, pero esta vez con la pulpa que ha salido de las tres anteriores tazas y almendras. De esta manera vamos conseguir un sabor más intenso y la pulpa se triturará más finamente.

Por si no, lo sabías la leche de almendras tiene un alto contenido de magnesio, que no encuentras normalmente en la leche de vaca.

El magnesio regula la absorción de otros nutrientes, como el calcio, la vitamina D, el fósforo y el potasio,  y además está implicado en los procesos metabólicos que promueven el crecimiento celular.

CONSEJO: Con el resto de las almendras, la pulpa, por favor no la tires, esta pulpa la puedes utilizar para hacer diferentes cosas.

Secándola puede servirte como si fuera harina de almendras, puedes hacer trufas, cremas, quesos veganos, etc, puedes ver recetas en mi canal de You Tube.

Aquí te dejo un vídeo de como puedes hacer un queso parmesano con los restos de las almendras.

VIDEO DE COMO HACER QUESO PARMESANO VEGANO

Una vez tienes tu leche, yo te aconsejo que la guardes en un recipiente de cristal, para que te dure de dos a tres días en la nevera, en el lugar más fresco.

También puedes utilizar almendras con cascara, que no sean tostadas, por supuesto.

Utiliza el mismo procedimiento que has visto en este vídeo y verás como también obtienes tu leche de almendras, pero esta vez la piel le dará un sabor más intenso.

Bueno espero que este vídeo te haya gustado, y te hagas tu propia leche en casa, para que te beneficies de sus propiedades de forma natural y ahorres un poquito en el carro de la compra. 🙂

Si no tienes un extractor y quieres conseguir uno, yo por supuesto te voy a recomendar el que gasto tanto en mi casa, como en mi restaurante.

Este extractor se llama SIQURI ESSENZIA GREEN y si quieres comprártelo, consigue un descuento poniendo el código GORNATI ,  como agradecimiento a tu fidelidad.

Muchas Gracias y nos vemos a la próxima.

Ciao.

 

¿Qué licuadora es mejor que te compres? Diferencia entre una licuadora convencional y un extractor en frío

junio 19th, 2017 Posted by Cocina Saludable, Consejos de alimentación saludable No Comment yet

¿Qué licuadora es mejor que te compres? Diferencia entre una licuadora convencional y un extractor en frío

zumo

Yo creo que hacerte un zumo, apetece todo el año. ¿Verdad?

Te aporta vitaminas y propiedades de la fruta y la verdura, esenciales para nuestra salud, aunque sí que tengo que reconocer que cuando más me apetecen y el cuerpo más me lo pide es ahora en verano.

Con este calor el cuerpo quiere muchos líquidos y me apetece prepararme un zumo a cualquier hora del día, en el desayuno, en la merienda, o incluso a la hora de cenar cuando solo me apetece tomar algo ligero.

Tengo un vídeo en mi canal de You Tube que creo te puede interesar. Te dejo el link:¿Cuál es la diferencia entre un licuado y un batido?

Pero si estás leyendo este post es porque estoy segura que te estarás preguntado:

¿Qué licuadora me compro?

Hoy en día puedes encontrar en tu tienda dos tipos de licuadoras: las convencionales, que son las que cortan la fruta con cuchillas y luego centrifugan, y los extractores de prensado en frío, que como dice su nombre extraen el zumo mediante presión en un  molinillo helicoidal.

Las licuadoras convencionales, que seguramente es la que conozcas porque en ellas tu madre, te hacia los zumos cuando eras pequeña,  utiliza un sistema de cuchillas a gran velocidad.

Estas cuchillas primero te cortan la fruta y luego separa el zumo de la pulpa, mediante un proceso de  centrifugación.

De esta manera aunque no te des cuenta, lo que ocurre es que la fruta es sometida a una gran cantidad de energía cinética, lo que produce calor, afectando a las vitaminas, que son muy sensibles a la temperatura.

Esto también ocurre con los tradicionales exprimidores de naranja. Esos pequeños que seguro también tendrás en tu casa, estos exprimidores exponen a la pulpa a la energía que produce el rozamiento de la misma con el exprimidor, girando sin parar y produciendo el calor suficiente para que afecte a las vitaminas de las naranjas o de la fruta que exprimas.

Además, otro problema de las licuadoras tradicionales, es la oxidación de la fruta, en el primer proceso de cortar la fruta o la verdura.

Esto lo vas a notar sobre todo en el zumo de manzana

Pruébalo y verás como se pone rápidamente marrón, cuando utilizamos una licuadora normal.

Pero si utilizas un extractor de prensado en frío, verás cómo se conserva su color natural mucho más tiempo.

 

Y ahora te preguntarás:

¿Qué es eso del prensado en frío?

zumo verde

El prensado en frío consiste en extraer el zumo de la fruta y la verdura por presión, sin necesidad de cuchillas ni de giros a gran velocidad.

Esto se consigue gracias a un molino helicoidal que va comprimiendo la pulpa paulatinamente hasta sacarle todo el jugo.

Luego este sale por un lado y la pulpa por otro.

De esta manera se consigue un zumo consistente, rico en vitaminas y minerales y sin rastros de pulpa, ya que esta se filtra durante el proceso.

A estas alturas creo que ya habrás notado que yo soy fiel defensora de los extractores en frío.

Me encantan, tienen muchas ventajas para mí con respecto a las licuadoras tradicionales.

 

Te cuento:

Ventajas del prensado en frío

Para mí un extractor de prensado en frío ofrece una serie de ventajas frente a las licuadoras  convencionales:

  • El prensado en frío produce zumos con mayor consistencia, y aspecto, así como un sabor más natural, que a mí me encanta.
  • Conserva mejor las propiedades de la fruta y de la verdura, especialmente las vitaminas que son termo sensibles.
  • Los extractores de prensado en frío suelen ser más pequeños y manejables.
  • Menor consumo: una licuadora por centrifugado suele necesitar entre 800 y 1200W para poder hacer su trabajo correctamente. Con las licuadoras en frío 200 o 300W son más que suficientes, ya que el molino gira a mucha menos velocidad y simplemente extrae el zumo por acción mecánica, sin cortes. Así que este tipo de licuadoras consumen menos electricidad.
  • Mucho menos ruido: Al ser menos potente los extractores de prensado en frío hacen mucho menos ruido. Alégrate porque puedes utilizarla cuando te apetezca.
  • Facilidad de limpieza: los extractores de prensado en frío son más sencillos de limpiar. Está claro que cada vez las licuadoras tradicionales vienen más preparadas y han evolucionado técnicamente para facilitar su limpieza. Pero  en los extractores de prensado en frío, solo es necesario extraer el molino helicoidal, el recipiente en el que viene y los recipientes contenedores y aclararlos con agua. Como no hay cuchillas, ni recovecos, y los recipientes suelen ser más pequeños, puedes limpiarlo todo mucho más rápido y con mayor facilidad.
  • Extrae el zumo de todo tipo de frutas, verduras y hojas: las licuadoras convencionales funcionan mejor con frutas de cierta consistencia (manzanas, zanahorias…) mientras que las que utilizan prensando en frío pueden con todo, incluso con espinacas, apio perejil, etc..

 

Resumiendo: Mi consejo o recomendación

Yo te recomiendo que elijas un extractor de zumo de prensado en frío.

Primero porque es lo que yo utilizo ( y no te voy a recomendar algo de lo que no estoy convencida) y además como te he dicho antes, los zumos para mí están más buenos, tienen un aspecto mucho más bonito y se conservan más tiempo, además de que se conservan mejor las vitaminas y minerales, no oxidando la fruta, lo cual para mí es muy, muy importante.

Ya que te haces un zumo que tenga el máximo de vitaminas ¿No?

Sé que tal vez el precio sea para ti un motivo de duda (ya que los extractores en frío son más caros), pero creo que una pequeña inversión en salud como la diferencia de lo que puede costarte de más un extractor merece la pena.

Además un consejo muy importante que te voy a dar es que la pulpa sobrante no la tires, porque la puedes utilizar para hacer tartas o bizcochos, por ejemplo.

¿Quieres ver como utilizo yo un extractor para hacerme un licuado?, mira este vídeo de mi canal: LICUADO PARA CONSEGUIR UNA PIEL JOVEN Y RADIANTE

Si al final te decides por un extractor en frío… como no te voy a recomendar el que yo tengo y que verás en todos mis vídeos, es el extractor SIQURI ESSENZIA GREEN, si decides comprarlo utiliza el código GORNATI , para que tengas un descuento como agradecimiento a tu fidelidad. 🙂

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Porque te recomiendo el extractor Siquri Essenzia?

Sobre todo por mi experiencia. En mi restaurante he tenido primero una licuadora convencional, y luego una de prensado en frío de una marca muy conocida, pero que no vale el precio que he pagado por ella, ya que al poco tiempo la tiré a la basura.

Si has venido a mi restaurante o alguno de mis cursos seguro que ya habrás comprobado la diferencia de sabor y textura de los licuados en frío con el extractor Siquri.

GERMINADOS PARA UNA BUENA ALIMENTACIÓN

abril 9th, 2017 Posted by Coaching Nutricional, Cocina Saludable, Consejos de alimentación saludable No Comment yet

germinados-de-alfalfa-infalibles_1280x642_4bbd77c8

ALIMENTACIÓN VEGANA.

LOS GERMINADOS

Los germinados representan el momento de la vida de la planta en que se encuentra con mayor vitalidad.

Durante el proceso de germinado aumenta la cantidad de vitaminas y enzimas.

Todos los nutrientes se transforman gracias a la activación enzimática: los almidones se convierten en azúcares simples, las proteínas se convierten en aminoácidos y las grasas se convierten en ácidos grasos más sencillos, las vitaminas aumentan y los minerales se hacen más fácilmente absorbibles.

Por lo tanto, el proceso de germinado digiere los nutrientes de las semillas, haciéndolas más fáciles de asimilar y metabolizar y se convierte así en un alimento muy saludable y nutritivo.

Esta es la razón, por la que los pueden consumir también las personas que normalmente presentan alergias a los granos y a las leguminosas.

Los brotes y germinados son alimentos regeneradores, por ello, es aconsejable introducir los germinados en nuestra dieta, siendo los alimentos vivos con más energía vital que podamos encontrar.

No te puedes olvidar de ellos si quieres llevar una alimentación saludable.

Propiedades de los Germinados

Los germinados son grandes depuradores del organismo.

  • Ayudan a la digestión.
  • Potencian la productividad de leche materna.
  • Reducen el índice de colesterol.
  • Fortalecen el sistema inmune.
  • Regulan el metabolismo y son muy bajos en calorías
  • Tienen cualidades revitalizantes y degenerativas.
  • El aporte de proteínas de los germinados de soja o guisantes es comparable al de las carnes, los huevos o la leche.

                  cress

Cómo hacer germinados en casa

El cultivo de los germinados es muy sencillo, que tu misma puedes hacer en casa.

Puedes convertirlo también en juego para tus hijos que estoy segura que las encantará ver como crecen, y será muy enriquecedor para ellos.

Solo necesitamos dos cosas:

  1. Unas semillas de buena calidad aptas para germinar.(busca que sean ecológicas)
  2. Proporcionarles las condiciones adecuadas para que se inicie el proceso de germinación: humedad y temperatura templada.(puedes conseguirlo en bote con algodón húmedo por ejemplo)

Pueden cultivarse en cualquier época del año y solo necesitan una semana para crecer.

La germinación transforma en digeribles y asimilables los alimentos que crudos no podemos comer.

Los primeros días tienen que estar en la oscuridad y cuando el brote haya crecido unos 2 o 3 cm., se sacan a luz para que adquieran un color verde.

germinados 2

Uso en cocina

Podemos añadir los germinados a una gran variedad de platos como a nuestras ensaladas, sopas, wraps o bocadillos, también pueden servir como decoración de nuestros platos o para dar contraste entre diferentes alimentos. De los germinados se come el brote entero.

Aquí te dejo el vídeo de una de mis recetas donde utilizo germinados.  VER EL VÍDEO 

Tipos de germinados más comunes

REMOLACHA. Destaca por su alto contenido en minerales, como el potasio, sodio y el fósforo. Además, puede ayudar a mantener sano el sistema cardiovascular y contiene ácido fólico, benefi cioso durante el embarazo y en casos de anemia.

También contribuye a reducir el colesterol y los altos niveles de azúcar en sangre.

PUERROS. Muy bajo aporte calórico y fuente de vitamina C, B, folatos, fibra, potasio, magnesio, calcio y hierro.

Tiene una acción antioxidante y fortalece el sistema inmunológico, los huesos y el funcionamiento de los músculos.

Además, contribuye a reducir el colesterol y los altos niveles de azúcar en sangre. Útil, también, para combatir infecciones urinarias, cistitis y prevenir cálculos renales.

BRÓCOLI. Considerado un “súper alimento” por sus propiedades nutritivas y antioxidantes. Es rico en vitamina A y C, fósforo, ácido fólico, potasio y hierro.

Tiene un bajo aporte calórico, protege la flora intestinal y aumentan las defensas del sistema inmunitario.

RABANITOS. Ricos en vitaminas, minerales y calcio por lo que fortalecen los tejidos musculares y potencian la vista.

Tienen acción antiséptica, aumentando las defensas del organismo.

Acción mucolítica en resfriados, congestión nasal, bronquitis y asma.

Ayudan a realizar la digestión y previenen y ayudan frente al estreñimiento.

ALFALFA. Muy rica en aminoácidos, vitaminas (principalmente C, B y Biotina), fibra y minerales como: fósforo, calcio (5 veces más que la leche), magnesio, potasio, azufre, muy proteica, ideal en procesos de anemia y osteoporosis.

Alto contenido en clorofila y muy bajas en calorías.

LENTEJAS. Existen diversos  tipos de lentejas, en general contienen mucha fibra, vitaminas: A, B1, B2, B3, B12, C, E, minerales: potasio, hierro, calcio, fósforo, etc.

Muy indicadas en procesos de arteriosclerosis. Además, limpian la sangre.

Bueno espero que te haya gustado este artículo y que pongas germinados en tu vida.

Dentro de poco espero hacer un vídeo en mi canal de youtube donde te enseñaré de forma práctica como hacer germinados.

Sígueme y no te lo pierdas.

Ciao hasta la próxima

COMO DESINTOXICAR TU CUERPO EN PRIMAVERA

marzo 15th, 2017 Posted by Coaching Nutricional, Consejos de alimentación saludable No Comment yet

COMO DESINTOXICAR TU CUERPO EN PRIMAVERA

La primavera es la estación de la renovación, es el momento del renacimiento y de un nuevo comienzo.

Comenzamos a salir del letargo invernal y la energía de la naturaleza llega hasta nosotros.

Es el momento de la vuelta al sol, con el equinoccio del 21 de marzo, el día se iguala a la noche, tenemos más luz y esto nos hace sentir más alegres con más vitalidad, con más ganas de pasar más tiempo al aire libre, nos sentiremos llenos de energía e inspiración para hacer todo lo que nos propongamos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero no para todos es así, no todos reciben el aumento de la luz solar y la subida de las temperaturas como algo positivo.

Para muchos estas estaciones de transito como es la primavera, hacen que se sientan más cansados, deprimidos, sin energía, con fatiga y debilidad, le cuesta adaptarse al cambio debido a los ciclos hormonales o al estrés acumulado durante el invierno y el cambio de la hora que se produce en esta época.

 

Según la medicina tradicional china, nuestro cuerpo se relaciona muy directamente con los cambios climáticos y con los alimentos que consumimos y cada órgano reacciona según la estación del año en la que estamos.

El hígado y la vesícula biliar son los órganos relacionados a la primavera, además son los principales encargados en depurar nuestro cuerpo y favorecer la eliminación de todo aquello que no necesitamos.

Por esta razón no hay mejor forma de acompañar este cambio que haciendo una desintoxicación, esto nos ayudará a eliminar las toxinas que se han almacenado durante los meses más fríos y ayudará a que todo el organismo funcione mejor.

COMO DESINTOXICAR TU CUERPO EN PRIMAVERA

COMO DESINTOXICAR TU CUERPO EN PRIMAVERA

 

¿Y cómo se refleja esto en nuestras comidas?

Quizás no lo has pensado nunca, pero la manera en que cocinamos nuestros alimentos influye también en la manera como nos sentimos y podemos utilizarla a nuestro favor para poder adaptarnos mejor a los cambios de estación.

 

Para sentirnos más ligeros debemos elegir alimentos regeneradores y desintoxicantes,  como son las verduras, especialmente las verdes, ya que actúan  como tónico para depurar nuestro hígado y vesícula biliar, de los excesos de comida cometidos durante el invierno.

No acaso la primavera es la estación que nos brinda más variedad de verdura que debería ser la protagonista de nuestros platos.

Puedes  comer brócolis, coliflores,  apio, puerros, judías verdes, brotes de col, germinados, hinojos, pepinos, alcachofas, espárragos, rabanitos, nabos, y todas las verduras con propiedades depurativas.

No solo aumentar la cantidad de verdura en esta estación ayudará a nuestro cuerpo a limpiarse, sino la manera en que cocinemos nuestros alimentos es importante.

Para evitar sobrecargar el hígado y darle un respiro hay que evitar el frito, el exceso de aceite y la grasa saturada.

Por ello conviene reducir el tiempo de las cocciones, la temperatura y el uso de los condimentos salados, incrementando cocciones más frescas y ligeras, de menos tiempos como el salteado, el escaldado, el macerado y los germinados.

Es el momento de los zumos o licuados de verduras, de las frescas ensaladas llenas de colores, de los macerados, los germinados y las texturas crujientes.

Para potenciar los sabores, y crear dinamismo en nuestros platos lo ideal sería incorporar hierbas aromáticas y especias frescas como tomillo, romero, raíz de jengibre, de cúrcuma, perejil, eneldo, cebollino, lo que dará un toque cromático y decorativo a nuestros platos.

Aunque las verduras son el alimento protagonista de esta estación para equilibrar y completar el plato no tenemos que olvidarnos de acompañarlas con cereales integrales, legumbres, semillas, frutos secos y algas.

El sabor que acompaña y ayuda a la desintoxicación de nuestro hígado es el ácido como el del limón y el amargo típico de la verdura verde como berros, las alcachofas, el cardo mariano, la ortiga…

Podemos añadir estos alimentos a nuestras comidas o usar sus extractos o hierbas y hacernos infusiones con ellas.

Añadir un chorrito el zumo de limón a nuestros condimentos o en nuestra agua o zumos, es una buena idea para estimular nuestro hígado.

Os recomiendo hacer el cambio de manera gradual, así como en la naturaleza se alternan días de frio a unos de calor más intensos, nuestra cocina también tiene que acompañarnos, y aportarnos una energía que refuerza y equilibra a la vez que estimula y activa.

Mantener este equilibrio, nos ayudará a no sufrir resfriados, picor generalizado, molestias digestivas, sensación de debilidad, apatía síntomas típicos de la astenia primaveral.

Bobby Flay's Sauteed Kale

Bobby Flay’s Sauteed Kale

Una de las “cocciones” que más me gustan en primavera es el macerado.

En realidad es una cocción en frío y me encanta porque mantiene la textura de los alimentos y los sabores se potencian gracias a los condimentos que se usan para macerar.

Por ejemplo podemos hacer un carpacho o un tartar de verduras dejando las verdura, previamente cortada, a descansar en un condimento líquido que lleve aceite de oliva, zumo de limón, sal o salsa de soja al gusto y algunas hierbas aromáticas o especias.

El tiempo puede variar de un mínimo de media hora hasta el día siguiente. Cuanto más tiempo se deja macerar el alimento más intenso será su sabor pero también más blanda será su textura.

Una de mis recetas preferidas que mi madre preparaba siempre en primavera es el carpacho de hinojo y alcachofas, bastante común en Italia y muy fácil de preparar.

Si quieres ver recetas saludables visita mi canal de YOUTUBE

Si quieres ver cuatro recetas que puedes hacer tu misma para depurarte no te pierdas este vídeo:

4 RECETAS DÉTOX PARA UN DÍA DE DIETA DEPURATIVA

 

LA QUINOA: PROPIEDADES, BENEFICIOS Y USOS EN LA COCINA

marzo 2nd, 2017 Posted by Consejos de alimentación saludable No Comment yet

LA QUINOA:

PROPIEDADES, BENEFICIOS Y USOS EN LA COCINA

Poder y resistencia, esta es la razón por la cual los incas les daban de comer quinoa a sus guerreros antes de la batalla. Descubre cuales son las propiedades, beneficios y los usos que puede tener en la cocina.

Además te voy a dar 7 razones por las cuales deberías introducir la quinoa en tu alimentación y además te enseñaré como cocinarla y como utilizarla en la cocina.

¿Qué es la Quínoa?

A pesar de que se consume, como cualquier otro tipo de cereal, la quinoa es más bien un para cereal o mejor dicho unas semillas que tienen un tamaño muy pequeño y un aspecto redondeado.

Por esto se le parece un poco al cous cous o al mijo pero tiene otro sabor  y otras características.

Se ha hecho muy popular hoy en día, por sus grandes propiedades y beneficios para la salud y además es muy fácil de cocinar.

Existen diferentes tipos de quinoa; la más fácil de encontrar y la más común es la de color blanco marfil o amarillo, pero también existen otros variedades como la quinoa roja o la quinoa negra, También la puedes encontrar tanto como harina, como bebida vegetal a base de quinoa,

¿Por qué se ha puesto tan de moda a día de hoy el uso de la quinoa?

La quinoa es un  producto muy fácil de preparar y muy versátil.

De hecho puedes utilizarla en el desayuno de la mañana, para preparar sopas, para salteados de verduras, acompañada de cualquier plato e incluso para elaborar croquetas y hamburguesas.

Vamos a ver cuáles son las 7 razones por las cuales te aconsejo de comer quinoa e introducirla en tu alimentación:

  1. La primera destacamos su gran porcentaje de proteína, de hecho contiene todos los aminoácidos esenciales con lo cual la conviertes en un alimento ideal para todas aquellas personas que siguen una dieta o una alimentación vegana o vegetariana. y sobre todo para los deportistas, de hecho es indispensable para recuperar energía y fortalecer el musculo y recuperarse después de un entrenamiento. La cantidad de proteína que contiene es alrededor de un 23% lo que equivale a una taza normal, para que te hagas una idea; tiene más proteína que un huevo, ¿¿qué te parece??
  2. La segunda ventaja es que es un alimento libre de gluten, con lo cual lo pueden comer todas las personas celíacas.
  3. La tercera ventaja es que es un alimento muy rico en fibra y sin colesterol, con lo cual es muy bueno para nuestro intestino y para darnos esta sensación de saciedad, que nos ayudará a aguantar una dieta, que indique bajar las cantidades de comida.
  4. La siguiente propiedades es que es un alimento muy rico en minerales como el hierro, el calcio, el magnesio, el cobre.
  5. El quinto punto es que tiene un bajo indice glucémico con lo cual es un alimento que nos mantiene con energía constante y que nos evita los altibajos en nuestro cuerpo, porque va dosificando la energía de forma lineal.
  6. La sexta ventaja es su poder desintoxicante, porque ayuda a nuestro hígado a liberar las toxinas.
  7. Y para terminar el séptimo punto es que contiene ácidos grasos esenciales, como omega 3 y omega 6 con lo cual es una alimento muy completo y saciante.
La quinoa

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ahora te preguntaras:

¿Y como se cocina?

Lo primero que debes hacer es lavarla.

Coges la medida que necesitas y luego la lavas bajo agua fría. Es muy importante este paso que no se te olvide hacerlo. 🙂

¿¿Por qué¿?

Porque la quinoa contiene una sustancia que se llama saponina que es un anti nutriente en realidad no es nada grave, es algo muy natural.

Es una sustancia protectora que justamente la protege de los bichos.

Lo que sucede es que nosotros para poder comerla favoreciendo nuestras digestiones, es mejor eliminar esta sustancia.

Esto es muy fácil como os decía antes simplemente lavándola bajo agua fría.

Te recomiendo que no solo es la quinoa la que deberías lavarla, sino también deberías hacer lo mismo con cualquier otro cereal.

Una vez que la tienes lavada, ya la podemos pasar a la cocina.

Para cocinarla es muy fácil, yo normalmente utilizo una medida como una taza que equivale a 250 mililitros que equivale a una ración para dos personas.

Una vez que tengo la medida de quinoa que quiero utilizar la pongo en la olla y añado agua fría, exactamente una medida y media de la que he tomado de quino.

Lo pongo a hervir y añado sal.

Una vez que hierve, bajas la llama y la tapas. Cocinándola durante unos 10 minutos.

En el caso de que quieras hacer hamburguesas o croquetas, necesitarás que se quede un poco más compacta.

Entonces puedes añadir un poquito más de agua.

Como ves es muy fácil de preparar y además es muy versátil, porque una vez que la tienes ya preparada, la puedes combinar con otros alimentos, como verduras, legumbres o algunos tipos de proteínas vegetales también o incluso si te apetece tener energía por las mañanas, puedes prepararla en un desayuno, combinándola con frutos secos, bayas de goji, canela, pasas, dátiles,… vamos con lo que más te guste.

También puedes utilizarla en sopas, en guisos o para hacer paellas.

Como siempre te digo en todos mis vídeos, yo siempre te recomiendo que consumas productos ecológicos yo suelo comprar en granel en las tiendas ecorganic porque me sale más barata, pero seguramente también en tu ciudad tendrás muchas más opciones.

Y recuerda cocinar sano es  más fácil si lo hacemos juntas.

Suscríbete a mi canal de youtube y descubre como puedes hacerlo

Espero que te haya gustado. CIAOO!! 😉

Emanuela Gornati

Bio vegan chef del restaurante Miobio de Valencia

 

COMO HACER UNA TORTILLA VEGANA

febrero 16th, 2017 Posted by comidas saludables No Comment yet

Como hacer una tortilla vegana

Hola, ¿quieres saber cómo hacer una tortilla sin huevo?

 

Para hacer nuestra tortilla sustituiremos el huevo por harina de garbanzos.

La harina de garbanzos es muy fácil de encontrarla hoy en día y además la puedes utilizar tanto como para recetas dulces, como saladas.

La harina de garbanzos tiene muchas ventajas pero las más destacables que no contiene gluten y además tiene un bajo índice glucémico.

Vamos a ver ahora como preparar nuestra tortilla vegana:

Lo más importante es preparar primero la masa, con la que tienes que conseguir una textura similar a la del huevo.

El primer paso será tamizar la harina de garbanzos para que no queden grumos.

La cantidad que yo voy a utilizar para una tortilla de tamaño medio para unas cuatro personas es poco más de media taza.

Una vez hayas terminado de tamizarla le vamos a añadir algunas especias:

A mí personalmente me gusta añadirle la cúrcuma, porque le dará un color más amarillo, que imitará un poquito más al huevo, luego le añades la pimienta y la sal al gusto.

Otra opción es también añadirle algunas hierbas aromáticas como romero o tomillo o sustituir la cúrcuma por curry por ejemplo. Puedes hacer pruebas y elegir las combinaciones que más te gusten.

¡Ahora vamos a mezclar bien!

En este punto le vamos añadiendo el agua poco a poco.

La cantidad de agua es mas o menos el doble o un poquito más, que de la cantidad que hemos tamizado de harina, y lo vamos a mezclar lentamente para que no se formen grumos.

Cuando he conseguido la textura deseada, yo personalmente le añado un chorrito de aceite de oliva virgen extra, por que le dará una textura un poquito más crujiente a nuestra tortilla.

También debes saber que puedes añadirle un chorrito de vinagre, si quieres a la tortilla, para que no tenga ese sabor a garbanzos, sino te gusta.

Yo personalmente prefiero añadirle un poquito más de especias y también incluso puedes añadirle un pizca de bicarbonato si quieres, para conseguir un efecto un poquito más suave.

 

tortilla-vegana-emanuela-gornati

CONSEJOS con las verduras como ingredientes de la tortilla.

Uno de mis secretitos, es preparar la masa con antelación antes de preparar y cocinar las verduras y dejarla descansar un poco.

Para preparar tu tortilla vegana puedes añadirle cualquier tipo de verdura yo en el vídeo del principio he elegido de hacerla con puerros y calabacín.

Como puedes ver en él he cortado el puerro en rodajas finitas y luego he utilizado tanto la parte blanca como la parte verde, (porque de lo verde no se tira nada).

El calabacín lo he cortado en cubitos.

Muy importante cuando vamos a cocinar las verduras es el crear armonía en el corte, hacer que el tamaño de toda la verdura que vamos a cocinar sea el mismo para que no se queden las texturas diferentes o verduras un poquito más cocidas o un poquito más crudas que otras.

Después de cocinar las verduras y haber dejado la masa de harina de garbanzos y agua reposar un ratito tenemos nuestros ingredientes ya preparados, para realizar el último paso.

Antes que nada juntamos todos los ingradientes que hemos preparado y los mezclamos bien, como cuando haces la tortilla tradicional.

Colocas toda la mezcla en un molde de forma redonda o en una sartén dependiendo si quieres hacerla frita o al horno y la cocinas.

Yo te aconsejo hacerla al horno por que es más saludable. 🙂

Verás que hacer una tortilla vegana es muy similar que la tradicional, no hay que ser ningún cocinitas y te puedo asegurar que les encantará.

Ummm… espero que te guste el resultado. 🙂

BUSCAR EN EL BLOG

4 Pasos Fáciles Para Empezar a Comer Sano, Sin Desfallecer en el Intento

tapa-ebook-png

 

Aprenderás a gestionar mejor tu compra y elaborar menús equilibrados para toda la familia.

Perderás esos kilos de más, que tanto te molestan. Y además lo harás de forma sana.

Aprenderás a gestionar mejor tu compra y elaborar menús equilibrados para toda la familia.

 

 

Acepto la política de privacidad
Acepto recibir información y comunicaciones comerciales de Emanuela Gornati

Descuento 16% codigo EMANUELA en SIQURI.COM

MIS RECETAS